Cómo ayudar a superar miedos infantiles

  • 0

Cómo ayudar a superar miedos infantiles

4 minutes

El miedo es una emoción básica que junto con la alegría, la ira, el asco, la sorpresa y la tristeza, nos informa de hechos que suceden a nuestro alrededor y nos pone alerta para cuidarnos. No podemos elegir las emociones que sentimos porque no surgen como resultado de nuestra actividad cerebral, sino que sirven de alarma para que reaccionemos ante un hecho. Así, la tristeza nos pide reflexión y búsqueda de ayuda; la ira, un respuesta ante una injusticia y el miedo, protección, resguardo o huida. Por tanto, el miedo es una emoción totalmente necesaria y válida. Sin miedo no podríamos protegernos de aquello que es peligroso o perjudicial. No seríamos cautos a la hora de cruzar una calle o manejar animales o sustancias peligrosas. El miedo nos protege (¡menos mal que existe!).

Todos tenemos miedo a algo: a perder un empleo, a la enfermedad, a lo que no conocemos, a la violencia… Los niños, por supuesto, sienten miedo a veces como respuesta a un hecho que les parece (o más bien, le parece a su cerebro) peligroso o dañino.

El problema de los miedos infantiles (o de los adultos) aparece cuando paraliza y obsesiona al niño de tal manera que no consigue salir de la emoción. ¿Cómo podemos ayudar a los niños a superar este bloqueo? No se trata de controlarlo o reprimirlo, sino de aprender a gestionarlo.

En ocasiones hemos hablado de la fórmula emoción+pensamiento=sentimiento inteligencia emocional, balanceo formación, emcoiones, sentimientos, pensamientos, resiliencia. No podemos elegir la emoción, pero sí el pensamiento que asociamos a esa emoción para generar un sentimiento agradable.

Imaginemos que nuestro pequeño tiene miedo al agua, no quiere nadar en la piscina. ¿Cómo actuaríamos ante este miedo infantil? Os damos algunas pautas:

1. Nunca se debe restar importancia al miedo con comentarios como “no pasa nada”. Para el niño el miedo es real. Aunque sea algo imaginado por él (un ruido en la noche o, en el ejemplo de la piscina, sensación de que puede ahogarse aunque no sea cierto).

2. Tampoco debemos comparar con otros niños: “si ya eres muy mayor, mira, Fulanito es más pequeño y no tiene miedo”. Los miedos no respetan la edad. Cierto es que los miedos infantiles evolucionan y se pasa del miedo a perder de vista a mamá del recién nacido al miedo a suspender un examen en la adolescencia. Pero todos, niños, adolescentes y adultos, sentimos miedo alguna vez porque ¿recuerdas? el miedo es necesario para sobrevivir.

3. Empatizar con la emoción del niño y reconocerla como válida: “te da miedo el agua, ¿verdad? A veces nos asustamos, es normal”. En cuanto el niño se sienta comprendido, parte de su ansiedad va a disminuir. Sentirse escuchado es la primera parte para empezar a pedir ayuda.

4. Ayudar a avanzar a los niños. Podemos pedirles que dibujen o relaten oralmente o por escrito aquello que les da miedo. Narrar es una excelente herramienta para revivir emociones intensas. Pide al niño que te cuente el acontecimiento que le produce miedo. No le preguntes por qué siente miedo, ya que quizá no lo sepa. Sólo deja que te cuente qué ha pasado o qué le produce miedo. Siguiendo nuestro ejemplo, el niño teme al agua porque cree que puede ahogarse si no nada bien. Un día tragó agua y lo pasó muy mal y ahora teme ir a la piscina.

5. Buscar alternativas. Una vez que conoces los detalles de su miedo, puedes ayudarle a buscar alternativas. Por ejemplo, en la piscina hay un socorrista que no va a permitir que pase nada, puedes ir nadando poco a poco donde haces pie y cuando te sientas seguro avanzaremos. ¿Qué se te ocurre que podemos hacer? ¿Cómo podrías sentirte más seguro? Vamos a dejar que el niño piense una alternativa posible. Recuerda la fórmula emocion+pensamiento=sentimiento. Vamos a ayudar al niño a cambiar el pensamiento asociado a esa emoción: tengo miedo, pero mi familia y la gente que me rodea no va a dejar que me ocurra nada. Quizá su deseo es no pisar jamás una piscina en toda su vida. Bueno, no forcemos las cosas, sigamos avanzando poco a poco. 

6. No premiar o castigar una superación o no superación de un miedo. El miedo, como emoción que no controlamos, no debe ser castigada. Si el niño finalmente supera el miedo podemos hacerle ver que ya ha pasado esa etapa, pero tampoco debemos premiar este comportamiento. Siempre es mejor elogiar el proceso de superación del miedo que a la persona. es decir, evitemos comentarios como “qué valiente eres ahora” porque ¿qué pasará cuando vuelva a surgir un miedo? ¿Ya no seré valiente? Será mejor simplemente hacer un comentario sobre el proceso “ya no tienes miedo a la piscina, ahora podemos ir a nadar cuando quieras”.

En ocasiones, el miedo puede desembocar en lo que llamamos “rabieta”. debemos considerar en todo momento que se trata de una emoción que supera al niño y que no podemos abandonarle en ese momento, por absurdo que nos parezca su miedo.

Esperamos que estos consejos os sean de ayuda con vuestros peques y puedan ayudaros a ayudarles 🙂 ¿Qué miedos tienen vuestros hijos o alumnos? ¿Qué hacéis para afrontarlos?


¿Quieres recibir artículos y novedades sobre educación? (Odiamos el SPAM y jamás compartiremos tus datos con nadie)

* indicates required




 


Leave a Reply

Eventos programados

Oct
8
Dom
11:00 am Taller alimentación complementar... @ Little Kingdom
Taller alimentación complementar... @ Little Kingdom
Oct 8 a las 11:00 am – 12:30 pm
Taller alimentación complementaria e introducción de sólidos con el método baby led weaning @ Little Kingdom | Madrid | Comunidad de Madrid | España
¿Tu peque tiene alrededor de 6 meses y estás pensando en cómo introducir la alimentación complementaria? ¿Tu pediatra te ha dado instrucciones, pero no sabes cómo empezar? ¿Has oído hablar del método baby led weaning
Nov
5
Dom
11:00 am Taller inteligencia emocional pa... @ Little Kingdom
Taller inteligencia emocional pa... @ Little Kingdom
Nov 5 a las 11:00 am – 12:30 pm
Taller inteligencia emocional para padres @ Little Kingdom | Madrid | Comunidad de Madrid | España
¿Sientes que pasas demasiado tiempo imponiendo disciplina a tu hijo? ¿Tu hijo tiene rabietas frecuentes y no sabes cómo actuar? ¿Te gustaría entender qué pasa por su cabeza? ¿Necesitas aprender a gestionar tus emociones y

¡Descarga ahora la guía de relajación en familia!

Recibe tu guía de relajación para casa o la escuela





Recibe noticias y consejos

¡Me apunto!

* indicates required