Rabietas II: qué no hacer

  • 0
rabietas, berrinches, crianza, crianza con apego, educación, bebés

Rabietas II: qué no hacer

2 minutes

Seguimos hablando de rabietas. Ya vimos algunas ideas sobre lo que podemos hacer cuando aparecían. Vamos a ver ahora qué es mejor evitar.

  • No ignores al niño. Es una recomendación que todavía se sigue oyendo entre familiares y amigos. “Bah, quiere llamar tu atención”. Aunque así fuera, si lo que quiere es atención, habrá que dársela, ¿no? Es cierto que un niño con una rabieta termina por dejar de llorar, pero no porque haya gestionado y entendido la emoción, no porque se haya empatizado, sino porque lo ha dejado correr. Cuando vuelva a aparecer esa frustración volverá la rabieta.

  • No uses la lógica desde el principio. Una rabieta sucede porque el hemisferio de la emoción se ha apoderado del hemisferio de la razón (como te explico en este vídeo). A veces, en mitad de la rabieta, decimos cosas como “entiende que no puedes coger eso”, “eso es peligroso, no lo puedes hacer” y gastamos mucha energía razonando con una persona que en ese momento no puede razonar. Es mejor tocarle, abrazarle o, simplemente, permanecer a su lado.

 

  • No intentes apagar la rabieta a toda costa. Algo derivado de lo anterior. Cuando estalla la rabieta empezamos a hacer de todo para que pare: “vale, vale, toma, ¿quieres esto?, ¿no?, ¿y esto otro?, a ver, que te cojo, no quieres, vale, espera, mira el muñeco, ¡mira qué bonito!, no, tampoco lo quieres…” A veces esto se nos lleva una cantidad de energía increíble y acabamos agotados. Es mejor simplemente estar ahí, acompañando e intentando conectar físicamente y con pocas palabras “estás enfadado, ¿verdad?, ya veo que eso no te ha gustado, lo siento mucho, estoy aquí si me necesitas”.

 

  • No minimices su enfado. Frases como “no pasa nada”, “bueno, venga, ya pasó” son muy comunes y se dicen con la mejor intención,  pero no ayudan en absoluto. Imagina que has perdido tu empleo y tu mejor amigo te dice cuando se lo cuentas que “bueeeno, si hay más trabajos por ahí”. En ese momento no es eso lo que necesitas. Necesitas algo como “jo, qué mal, lo siento mucho”. Después, cuando nos hemos sentido entendidos, podemos razonar y darnos cuenta de que no es tan grave, pero desde el principio.

 

  • No grites. Somos humanos, perdemos la calma, yo la primera. Por eso sé que gritar, castigar, amenazar… no sirve para nada. Bueno, sí, sirve para hacer más y más grande la rabieta. Si sientes ganas de gritar, es mejor que te alejes del foco de la rabieta, respires, reestructures y pienses qué vas a hacer.

Espero que estos consejos os sean de utilidad. Me encantará saber cómo os está yendo.

Puedes participar en nuestro grupo de apoyo en facebook. Un grupo cerrado para compartir dudas y consejos con otras familias, sin juicios.

Ir a grupo de apoyo en Facebook 




¿Quieres recibir artículos y novedades sobre educación? (Odiamos el SPAM y jamás compartiremos tus datos con nadie)

* indicates required




 


Leave a Reply

Eventos programados

Nov
5
Dom
11:00 am Taller inteligencia emocional pa... @ Little Kingdom
Taller inteligencia emocional pa... @ Little Kingdom
Nov 5 a las 11:00 am – 12:30 pm
Taller inteligencia emocional para padres @ Little Kingdom | Madrid | Comunidad de Madrid | España
¿Sientes que pasas demasiado tiempo imponiendo disciplina a tu hijo? ¿Tu hijo tiene rabietas frecuentes y no sabes cómo actuar? ¿Te gustaría entender qué pasa por su cabeza? ¿Necesitas aprender a gestionar tus emociones y

¡Descarga ahora la guía de relajación en familia!

Recibe tu guía de relajación para casa o la escuela





Recibe noticias y consejos

¡Me apunto!

* indicates required